CLM impulsa “capitalizar” la estrategia “de la granja a la mesa” desde la Fundación Dieta Mediterránea

Martínez Arroyo ha explicado que la fundación, que en estos momentos preside la región, es capaz de identificar el eslabón inicial desde el eslabón final

Castilla-La Mancha impulsa “capitalizar”, a través de la Fundación Dieta Mediterránea, la estrategia europea “de la granja a la mesa”, porque, “nuestros productos son los que mejor hacen ese tránsito entre eslabones en la cadena agroalimentaria. Se puede explicar muy bien porque somos capaces de identificar el eslabón inicial de la cadena desde el eslabón final, si hacemos las cosas bien”.
 
Así lo ha explicado en Tomelloso (Ciudad Real) el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural y presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Francisco Martínez Arroyo, durante la clausura y conclusiones del foro de fruta y verdura desarrollado a nivel nacional en la Posada de los Portales, un edificio emblemático, por la Fundación Dieta Mediterránea y que ha contado con la presencia de representantes del sector, así como del ámbito científico y universitario, como el doctor Ramón Estruch .
 
Se trata del tercer foro monográfico, tras el del cava y el pescado, desarrollados por la Fundación, en los cuales, se ponen en común expectativas sectoriales y la forma de vincularlas con la Fundación Dieta Mediterránea, aportando ese valor de marca y poder realizar un trabajo “de bisturí” con sectores para “facilitar las cosas a todos los eslabones de la cadena agroalimentaria”.
 
En plena campaña de productos representativos de la región, como el melón o la sandía, Martínez Arroyo ha resaltado que son estos alimentos los que “ayudan a que esta zona cuente con futuro por sí misma y exista un medio rural vivo con fuerza y futuro”.
 
Y ha añadido que hay que identificar bien los productos y que el consumidor los reconozca. De ahí, la relevancia que tiene que se unan las cooperativas para poder defender mejor el producto en los mercados y apostar por el valor que otorga una marca reconocible por el consumidor, que lo diferencia del resto, como es el caso de las indicaciones geográficas protegidas o denominaciones de origen.
 
En el caso del sector de las frutas y hortalizas, Castilla-La Mancha cuenta con tres: la IGP Melón de La Mancha; la IGP Berenjena de Almagro y la IGP Ajo Morado de las Pedroñeras, a las cuales, se espera, que, en poco tiempo, se unan la de la Cebolla de La Mancha y la del Espárrago Verde de Guadalajara.
 
Martínez Arroyo se ha referido, además, a la dificultad que hay a la hora de transmitir los valores de la Dieta Mediterránea entre los jóvenes y retomar el hábito en la sociedad en su conjunto. Para ello ha solicitado la implicación de los restauradores, a través de la gastronomía, para que den a conocer los productos de la tierra, y conecten también de esta forma al consumidor con el productor.
 
Es por ello que desde la Fundación ya se cuenta con más de 670 restauradores que transmiten estos valores desde sus establecimientos y ha solicitado la ayuda de todo el sector para que ayuden a transmitir estos valores que son únicos y que se presuma “de lo que somos y hacerlo con los que nos visitan”.
 
Apuesta por la diferenciación
 
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural y presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Francisco Martínez Arroyo, ha señalado que España es una potencia en frutas y hortalizas. Con una facturación en la Unión Europea en este sector de 90.000 millones euros, España es el primer productor, representando “uno de cada cuatro euros”, cerca del 25 por ciento. A esto se une que España es el primer exportador y Castilla-La Mancha es una comunidad “muy relevante”, porque “cada vez tenemos más fuerza en estos productos hortofrutícolas”, influido por el cambio climático que “está con nosotros y nos permite cultivar con la misma eficiencia lo que hasta hace poco solo era posible hacer en el Levante”.
 
En cifras, ha indicado, se cuenta con 551 empresas agroalimentarias del sector y dos de ellas son Entidades Asociativas Prioritarias de Interés Regional (EAPIR), lo que permite defenderse mejor en la cadena agroalimentaria, que, aunque en la Dieta Mediterránea “está engrasada”, cuesta alcanzar al destinatario final “si no se ofrece la diferenciación”.
 
A lo largo de la jornada han participado Ramón Estruch, coordinador científico Paralelo 40-Fundación Dieta Mediterránea; la doctora Rosa Lamuela, de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Barcelona; Blanca Raidó, dietista-nutricionista de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Barcelona, así como Cristóbal Jiménez, presidente de la Interprofesional del Melón y la Sandía de Castilla-La Mancha; José Ángel Serrano, presidente de la Cooperativa Santiago Apóstol de Tomelloso; José Luis Agudo, gerente de Agrícola José Juan Francisco S.L., así como miembros de Eurotoques Castilla-La Mancha como los restauradores Rubén Sánchez, José Atienza, Quique Cerro o Adolfo Muñoz.
 
En el acto de clausura han estado además presentes, el teniente de alcalde de Tomelloso, Iván Rodrigo, que ha ejercido de anfitrión en una agrociudad donde la agricultura y la ganadería tienen un peso de relevancia, fijando la población en el medio rural; Julio Bacete, presidente de Coopaman, o la directora general de Alimentación, Elena Escobar y la delegada provincial de Agricultura, Amparo Bremard, entre otros participantes.