27 Feb 2020 El centro de interpretación del caracol de Almensilla contará con una subvención de 130.000 euros

Se trata de un proyecto a dos bandas con Aznalcázar, donde se construirá un criadero moderno para el engorde de los alevines

Almensilla sigue avanzando en su apuesta por el caracol, con la elaboración del pliego de licitación de un proyecto que va a convertir a esta localidad aljarafeña en un referente nacional en el mundo de la helicicultura (cría de caracoles).

Según ha comentado a ABC la alcaldesa de Almensilla, la socialista Agripina Cabello, «en estos momentos estamos más cerca» de poner en marcha un proyecto que tendrá a la vecina Aznalcázar como socio. «Se trata de la licitación del proyecto de un centro de interpretación que se ubicará en Almensilla y que estará construido en unos 18 meses» desde que se licite.

Para ello se ha concedido «una subvención de 130.000 euros procedentes de un fondo europeo que se ha conseguido a través del Grupo de Desarrollo Rural Aljarafe-Doñana».

En este proyecto innovador y pionero en España participan la empresa Heligemas, la Universidad de Sevilla, Cooperativas Agroalimentarias y la Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía (ARA), con el que se pretende la cría de caracoles en el Aljarafe y que modernizará la fase de alevinaje y engorde del caracol serrano.

Para lograr este impulso, en Aznalcázar se ubicará el criadero para el alevinaje y el engorde del caracol y en otra nave estará la fase de reproducción y los recién nacidos, porque son los «más sensibles», mientras que en Almensilla se pondrá en marcha el centro de interpretación del que habla la alcaldesa.

En la actualidad, esta empresa está trabajando en el sistema de alevinaje en una nave municipal de Almensilla desde hace unos años. Por lo tanto, Aznalcázar contará con un criadero moderno y Almensilla con un centro de la interpretación.

Según las previsiones del promotor, «se pasaría de comercializar de cuatro toneladas a 150 en cinco años. El caracol serrano debe permanecer entre 6 y 8 meses en las granjas de engorde para coger el tamaño adecuado, tiempo muy inferior al que tardaría si estuvieran en libertad (alrededor de dos años)».

En este futuro centro de interpretación se daría a conocer el producto, para lo cual se dispondrían de aulas formativas, recepción de visitantes, zonas de especies vivas e, incluso, un lugar para la degustación del producto y otras actividades gastronómicas relacionadas con este caracol.

El profesor de la Facultad de Biología y socio fundador de esta empresa surgida de la Universidad, José Ramón Arrébola, explicó recientemente que se trata de un proyecto de helicicultura donde se desarrollarían técnicas más modernas y automatizadas, que permitirá dar un «salto» en lo que se hace actualmente.

El objetivo es «pasar de una helicicultura convencional a una moderna, equiparable a otras mas desarrolladas como la de los pollos», explicaba el profesor Arrébola. Este profesor defendía la helicicultura como una «ganadería alternativa a la tradicional» que genera alimentos de origen animal de alto valor nutritivo que contribuye al desarrollo de ciertos espacios en el medio rural, además de que tiene «un gran potencial de crecimiento dada la demanda del caracol en el mercado internacional».

Almensilla aprovechó la pasada edición de la Feria Internacional del Turismo (Fitur) para promocionar este proyecto y convertirse en un referente de la helicicultura en la provincia. La alcaldesa Agripina Cabello presentó oficialmente este proyecto, bautizado como «Almensilla. Ciudad de caracoles». «Queremos innovar y generar valor a un sector emergente. Se trata de un proyecto integral que creará riqueza y empleo», defendía la alcaldesa.

Comparte la noticia en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter