CUNICULTURA

Razas Cunícolas de España – ASEMUCE

En las razas de la especie cunícola que se explotan en España se distinguen:

Conejo Pardo Español
Conejo Gigante de España

CONEJO GIGANTE DE ESPAÑA

El conejo Gigante de España es la raza de más tradición y repercusión productiva de las existentes en España hasta la llegada de las razas medias y los híbridos comerciales. Es el resultado de una mejora y aclimatación de conejos gigantes de Flandes sobre la base del conejo común español. Su reconocimiento internacional se alcanza en 1921 en el Concurso Internacional de París. La nueva raza nace como respuesta a las necesidades de mejora en el crecimiento para la cunicultura desarrollada en corrales y primitivas jaulas. Granjas de diez a cien reproductoras, por lo general.

Este tipo de conejo, dotado de una precocidad asombrosa, tiene carac­terísticas tan suyas, tan propias, que a primera vista se les distingue de todos los demás, a los que supera en muchos conceptos.

   FICHA DE LA ORGANIZACIÓN (ASEMUCE)

Redactado y publicado por el señor Cres­po en 1925 en virtud de acuerdo con la Sección de Avicultura y Cunicultura de la Asociación General de Ganaderos, y teniendo en cuenta las opiniones y jui­cios de los principales criadores de esta raza de conejos.

Como resultante del perfeccionamiento zootécnico del conejo común del país, reúne la raza Gigante de España las positivas ventajas del tipo sub­sistente desde hace muchos siglos y el considerable tamaño de las razas llamadas «gigantes». Habiendo sido objeto de una constante selección des­de el año 1915 y admitida como raza nueva en el Concurso Internacional de París, celebrado en febrero de 1921, previo cumplimiento de los requi­sitos exigidos para ello. 

Patrón de la raza ‘Gigante de España’ cunicultura feagas

La raza del Gigante de España nació como raza de producción cárnica y aprovechamiento forrajero y de semillas y subproductos de las huertas dando excelentes resultados por su transformación cárnica, rusticidad y aptitud reproductiva. Su desarrollo e implantación en los años cincuenta obtuvo el favor oficial y su expansión tuvo carácter nacional en múltiples provincias. Un exponente de ello fue la descripción de la producción por regiones que hizo el Dr. Martín de Frutos –del Cuerpo Nacional Veterinario-  en 1950.

En los años setenta su censo y población se reducen y los tipos se deterioran. La entrada en España de las razas precoces de tipo mediano se adaptan mejor a la explotación en jaula de varillas electrosoldadas que se impone en la nueva cunicultura. Las poblaciones de gigante de España se cruzan primero y se sustituyen después por animales albinos e híbridos comerciales de importación o de producción nacional. El Gigante de España es entonces utilizado en algunas explotaciones como macho de aptitud cárnica. Se selecciona y se vende para el cruce industrial donde la raza nacional sirve de macho.

Actualmente, su cría en pureza se ve reducida al centro de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza y a dos nuevas implantaciones en las provincias de Zaragoza (Fabara) y Burgos (Aranda de Duero), herederos de una tradición de producción cárnica de calidad.

El Gigante de España actual supone un patrimonio genético diferenciado. Dota a la producción de gazapos de buen crecimiento y de mayor rusticidad frente a enfermedades digestivas en el periodo de crecimiento. Ha acreditado su capacidad diferencial en sabores y textura.

Es un macho de ardor sexual y movilidad suficiente como para ser explotado en centros de recolecta y difusión de semen. También es una alternativa de producción de semen en la propia explotación, tomando las mismas precauciones de jaulas dimensionadas y soportes planos para no lacerar sus extremidades. Alcanzan pesos en vivo superiores a los 6 kg. a su edad de reproducción, de unos siete – ocho meses.

Los machos transmite un crecimiento a su prole sobre conejas híbridas al uso de 50 g. en ganancia media diaria, de forma corriente. El Gigante de España transmite un 80 por ciento de conejo de color, pardo generalmente. Su aptitud hembra con ser menos productiva que loas estirpes híbridas, da ocho partos al año, con un destete promedio de 7,5 gazapos.

*Expresamos nuestro agradecimiento por su colaboración al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a las Comunidades Autónomas del Estado Español, a las Organizaciones de Criadores de Raza Pura, oficialmente reconocidas por el MAPAMA y por las CCAA, a los Profesionales de la Ganadería, a las Universidades y a los Centros de Investigación, Selección y Reproducción.

GALERÍA DE IMÁGENES

btn-volver-razas