zamorano-leoneses

09 Mar Ganaderos, lobos y burros

El uso de asnos Zamorano-Leoneses en la protección del ganado frente al ataque de lobos ofrece resultados positivos y sin daños

El estudio realizado durante dos años en explotaciones de la provincia de Zamora ha sido apoyado por la Diputación y constituye una novedad en la Península Ibérica, donde nunca se ha trabajado en un proyecto semejante, que además ayuda a la convivencia entre ganaderos, lobos y también burros.

El resultado del proyecto confirma que los burros protegen efectivamente a los rebaños y que se han reducido los daños, si bien del estudio realizado se desprende que es necesario seguir un protocolo de trabajo, depurando los animales que sirven, en el sentido de que el burro seleccionado debe ser especial y tener desarrollada una fobia hacia los cánidos. También hay que evitar el uso de los burros en explotaciones donde nazcan recentales para evitar accidentes.

La utilización de asnos resulta especialmente adecuada con el ganado vacuno en extensivo y no tanto con el ovino y caprino, debido a que el burro pone en fuga a los mastines. También es adecuado utilizar el burro para ganado encerrado en fincas o donde los perros de guarda puedan originar molestias o accidentes de tráfico.

Ayuda a la convivencia entre ganaderos, lobos y burros

Para Jesús de Gabriel, especializado desde hace años en el trabajo con asnos y en la recuperación de la raza asnal Zamorano-Leonesa, el resultado es positivo, es un buen método en el que hay que seguir trabajando y una medida de protección activa, donde no hay daños, y que ayuda a la convivencia entre ganaderos, lobos y también burros.

El proyecto se ha desarrollado durante 24 meses con el apoyo de la Diputación de Zamora y un equipo técnico integrado por Jesús de Gabriel, veterinario, y los biólogos Javier Talegón y Víctor Casas, realizando una recogida de datos y análisis de información, así como seleccionando los animales con que cuenta la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Asnal Zamorano-Leonesa (ASZAL) y la explotación de Jesús de Gabriel para el proyecto. Posteriormente se han visitado 22 explotaciones de quince localidades de la provincia de Zamora y al sur y norte del Duero, y se han seleccionado finalmente cuatro ganaderías de vacuno bravo y manso.

El objetivo ahora es ampliar esta experiencia a provincias de Castilla y León a otros lugares.

Convenio entre Diputación de Zamora y ASZAL

Esta actuación tuvo su inicio en el convenio de colaboración que en marzo de 2015 suscribió la Diputación de Zamora con ASZAL, tal como explicó el diputado de Agricultura y Ganadería, José María Nieto, en la presentación a los medios informativos del resultado de este trabajo de investigación. Durante estos dos años se ha buscado el comprobar la eficiencia de los asnos de la raza Zamorano-Leonesa en la reducción de los ataques del lobo a los rebaños de vacuno, ovino y caprino en la provincia de Zamora.

Se trata de dar respuesta a los ataques que sufren los ganaderos en sus explotaciones preservando al mismo tiempo al lobo como un activo de interés medioambiental, patrimonial, turístico y cinegético. Y además, conservando una de las razas autóctonas de la provincia declarada en peligro de extinción, un objetivo prioritario de la Diputación de Zamora, que en el caso del asno Zamorano-Leonés precisa encontrar nuevos usos para que siga cumpliendo funciones al lado del hombre y garantizar así su futuro. 

Los burros, fuente de orgullo

El presidente de ASZAL, Víctor Casas, centró así el problema: “Cuántos menos burros quedan, más nos damos cuenta de su importancia para el medio rural de Zamora y de Castilla y León, que está lleno de potencialidades, de patrimonio y naturaleza, pero falto de gente.” Y los burros en este contexto son elementos patrimoniales, culturales, educativos y turísticos de gran valor, que singularizan el medio rural y constituyen una fuente de orgullo.

“Desde ASZAL no sólo realizamos una labor de conservación de la raza en pureza y diversidad genética, algo que ya está hecho, y el censo se mantiene, sino que el reto ahora es buscarle alternativas, es decir buscarle un hueco en el siglo XXI”, explicaba Víctor Casas.

En este sentido, esta raza magnífica de asnos, que viven fundamentalmente en Zamora, pueden tener valor en trabajos forestales, en producción de leche utilizable en cosméticos y jabones, y en la naturaleza o el turismo.

Respecto al empleo de asnos como sistema de protección de rebaños es una práctica que ya se ha desarrollado en países como Canadá, Estados Unidos, Australia y países de Europa y Africa. Pero en España éste es un estudio novedoso, que nunca se había realizado y que ha podido llevarse a cabo gracias al apoyo de la Diputación Provincial.

El conflicto entre ganaderos y lobos

El biólogo Javier Talegón se refirió al conflicto que genera la existencia del lobo con la ganadería, que lo ha ido erradicando de sus hábitats y las distintas iniciativas para compatibilizar su presencia con el ganado, tales como las indemnizaciones a los ganaderos, o el control de poblaciones de lobo. En ambos casos no está demostrada su utilidad para resolver el conflicto. Por tanto, según Talegón, se tiende a trabajar en proyectos donde prime la protección de los rebaños, como el que se ha realizado aquí, utilizando una medida pacífica, bien vista socialmente, que busca la prevención de daños y con menos coste. Hasta la fecha, en España se trabaja con mastines y el pastor profesional busca alternativas que colaboran en evitar los ataques.

En este contexto trabajar con los burros en un lugar como Zamora, que es la provincia lobera por excelencia de toda España, constituye una gran novedad que aún no se ha realizado en la península ibérica.

Se trata además de animales grandes que tienen gran fuerza, muy buen oído, y rebuznan y pueden asustar a los depredadores que se acercan a los rebaños, ya que los burros viven con otros herbívoros, y tienen bajos costes de rendimiento comparado con los mastines que necesitan comer grandes cantidades.

Comparte la noticia en tus Redes Sociales Share on FacebookTweet about this on Twitter