frisonas-granja

10 May El biogás, clave para fomentar la economía circular en la ganadería

Ya hay plantas en España que obtienen biogás a partir del estiércol y sirve para el autoconsumo energético en las granjas

La generación y aprovechamiento de biogás procedente de residuos orgánicos en la ganadería con emisiones contaminantes, como el purín, se consolida como una de las apuestas clave para potenciar la economía circular en este sector primario.

Aunque aún no es una práctica generalizada en España, sí que hay realidades y proyectos emergentes que apuntan a una importante revalorización de estos subproductos, según señalan a EFEAgro fuentes relacionadas con este aprovechamiento energético.

Uno de ellos se encuentra en Navia (Asturias), donde la planta de la empresa Biogastur utiliza en más de un 80 % residuos procedentes de la ganadería, según detalla a EFEAgro su consejero delegado, Marcos Quevedo.

Dichos residuos -normalmente purín- reciben un tratamiento de digestión anaerobia para obtener biogás (principalmente metano), que posteriormente es purificado y transformado en energía eléctrica que se pone a disposición de los ganaderos y fábricas.

Una vez extraído el gas del purín, la planta separa la parte líquida de la sólida: la primera puede limpiarse de impurezas para verterlo descontaminado al mar o reutilizarse como fertilizante líquido para utilizar; la segunda, se utiliza como fertilizante orgánico en el campo. El nivel de reciclaje en esta planta es tal que, según Quevedo, la energía usada en el proceso de secado del purín procede del propio gas obtenido anteriormente.

A finales de este año, Biogastur quiere incorporar un proceso más: obtener gas natural de dicho biogás (lo que requiere una mayor purificación para conseguir más metano) y que pueda ser empleado por los camiones que transportan el purín desde las explotaciones a la planta.

El proyecto “Small Biogás”

Sería completar todo un proceso de economía circular como el que quiere potenciar en España la empresa valenciana Genia Global Energy con el proyecto “Small Biogás”. Su director general, Gabriel Butler, detalla a EFEAgro que esta iniciativa relacionada con el sector agroalimentario tiene por objeto construir pequeñas plantas adosadas a las explotaciones para producir gas a partir del estiércol y transformarlo en energía eléctrica o calor de autoconsumo para la granja.

En España, aún no han instalado ninguna, pero sí han participado en el diseño de una en una vaqueriza de Palestina. El objetivo ahora, según Butler, es implementar estas instalaciones en la ganadería ante su potencial aprovechamiento, ya que este sector genera cada año cerca de 130 millones de toneladas de purín.

De acuerdo a sus datos, suponen una inversión de entre 300.000 y 400.000 euros para una vaquería con 500 animales. Según Butler, hay líneas de financiación activas y de que el retorno de la inversión está garantizado.

En su opinión, dichas plantas colaboran en una gestión más eficiente, económica y sostenible de las explotaciones ganaderas y los propios clientes de los ganaderos -es decir, la industria transformadora- está cada vez más interesada en adquirir materia prima obtenida con procesos sostenibles.

La generación de biogás es una práctica que está llamada a ganar terreno en la carrera por la economía circular en el sector ganadero, donde ya hay ejemplos de este concepto “verde” de la economía, como es la reutilización de desechos de alimentos humanos para fabricar piensos compuestos.

Fuente: Juan Javier Ríos/EFEAgro

Comparte la noticia en tus Redes Sociales Share on FacebookTweet about this on Twitter